CARTA DE PORTO ALEGRE CONGRESO INTERNACIONAL DE ALAIME 2019

“La educación metodista en tiempos de incertidumbre”

 
Del 11 al 13 de octubre de 2019
Centro Universitario IPA
Porto Alegre –Brasil
 

Reunidos en la Ciudad de Porto Alegre, Brasil, del 11 al 13 de octubre de 2019, representantes de las instituciones educativas metodistas de Argentina, Panamá, México, Chile, Uruguay, México y Brasil convocadas por la Asociación Latinoamericana de Instituciones Educativas Metodistas (ALAIME), reflexionamos acerca del tema: “La educación metodista en tiempos de incertidumbre”. Participaron también representantes de GBHEM (General Board of Higher Education and Ministries) de la Iglesia Metodista Unida.

Hemos analizado en estos días cómo la incertidumbre es generada por múltiples factores que afectan a la sociedad, las instituciones educativas, la iglesia, y el ser humano. Existen tensiones globales en ámbitos económicos, políticos, culturales y ambientales, que ponen en riesgo la estabilidad en nuestros países, la vida de los ecosistemas y la dignidad de nuestros pueblos. La revolución digital y la automatización han trastornado también el mundo productivo y laboral, agudizando la consternación ante la falta de certezas. Frente a todo ello, los avances científicos y tecnológicos, si bien en muchos casos mejoran la vida de la gente, no resultan suficientes para resolver los problemas de la humanidad.

Vemos con preocupación cómo el avance de las ideas neoliberales en el campo educativo va perfilando prácticas mercantilistas que relativizan el rol del Estado como garante de la educación, despojando a la ciudadanía de este derecho. Se pone en riesgo así también la formación integral de los estudiantes, en perjuicio del desarrollo de una conciencia crítica, de la conciencia emancipatoria y de la conciencia de lo inesperado, que es la que abre a la novedad de lo imprevisible.

En este contexto, la Educación Metodista es convocada a aportar en una perspectiva de esperanza crítica, superando los miedos y ayudando a poner sentido a los vacíos existenciales; cuestionando el consumismo, el posfascismo, el fundamentalismo y las posverdades presentes en conductas, valores y actitudes sociales contrarias al Evangelio. Nuestras escuelas trabajan con una visión de la educación basada en el Evangelio de la sencillez, la justicia, la bondad, la confianza y la paz. Desde nuestra concepción de fe, ratificamos que la libertad, el amor y los vínculos humanos fraternos constituyen el camino a la vida plena, rescatando así, la potencia liberadora de una educación para aprender a vivir con otros y otras en diversidad.

Educamos en conocimientos para servir a la sociedad; educamos con memoria e identidad; educamos con valores que encarnan en actitudes de vida; educamos para la vida en comunión con los demás; educamos con esperanza y para la esperanza.

Porto Alegre, 13 de Octubre de 2019

 

En la ciudad de Porto Alegre, Brasil, en el Colegio Metodista Americano, los días 11,12 y 13 de Octubre se llevó a cabo el 7º Encuentro de Estudiantes de nivel secundario de Instituciones Metodistas de América Latina pertenecientes a ALAIME. Participamos las delegaciones de los siguientes colegios y países: Colegio Ward de Buenos Aires, Argentina; Universidad Madero Campus Papaloapan de Oaxaca, México; Instituto Mexicano Madero planteles Centro y Zavaleta de Puebla, México; Colegio Metodista Robert Johnson, Colegio Metodista William Taylor y Colegio Inglés de Iquique, Chile; Instituto Crandon de Montevideo, Uruguay; Liceo Crandon de Salto, Uruguay y Colegio Andino de Huancayo, Perú, donde tuvimos un espacio  para debatir, reflexionar y compartir ideas acerca de tres temáticas en diversos grupos: Compromiso del joven frente al cambio climático, la sustentabilidad frente a un mundo globalizado y los desafíos de los jóvenes en el ámbito tecnológico y científico.

Fuimos asignados la tarea de reflexionar acerca de nuestro compromiso como jóvenes sobre la problemática del cambio climático. Las escuelas en toda Latinoamérica tienen como principal propósito educar a las siguientes generaciones no solo desde el lugar de los profesores sino también desde los padres de niños que los estimulen; esto incluye educar en el cuidado del medioambiente y en ser ciudadanos empáticos.

Decidimos clasificar nuestras formas de acción en: Nuestro deber como ciudadanos de diferentes nacionalidades y como integrantes estudiantiles de una institución educativa metodista.

Debemos comenzar por nuestra cuenta desde nuestros respectivos hogares, tomando partida con iniciativas individuales. Seríamos capaces de lograr estos objetivos independientemente de nuestro estatus económico-social y nacionalidad.

Principalmente, el paso fundamental se trata de investigar para no fomentar la desinformación y comprender cuales son las fuentes confiables. A partir de esta base, generar cambios en nuestra conducta y forma de vida como por ejemplo: implementar el reciclaje; compra, venta y donaciones; reutilización de materiales para la elaboración de, por ejemplo, manualidades; reducción del uso de plástico así como los artículos de higiene personal, mudándonos al shampoo y acondicionador sólido; así también se puede realizar composta con materiales orgánicos obeteniendo tierra fértil para generar una huerta.

Sabemos que contamos con el apoyo de nuestras respectivas instituciones, quienes nos ayudarán a lograr cambios de gran impacto. Estas pueden ofrecer vasos, botellas y sorbetes reutilizables y así dejar de consumir plásticos desechables. Desde los Concejos Estudiantiles se pueden proponer áreas de debate sobre temáticas en relación a la problemática del cambio climático y pedir charlas brindadas por especialistas. Colaboración desde el colegio para la participación en distintas movilizaciones masivas. Las iniciativas de reciclar hojas para hacer cuadernos, pasar de mano en mano los uniformes del colegio y que en cada salón se cuente con tachos de basura clasificados son algunos de los ejemplos que contribuirían al cambio significativo y sustentable.

Finalmente enfocándonos en los desafíos que enfrentamos en los ámbitos científicos y tecnológicos se nos hace imposible pasar por alto las consecuencias de la rápida modernización de nuestro mundo. Nuestra meta entonces, es concientizar acerca de la “cara oculta” del milagro tecnológico del siglo XXI.

No perdamos de vista los valores que facilitan el progreso de la sociedad, no nos dejemos cegar por la falsa ilusión de progreso que trae la tecnología, esta ambición ya nos condujo a su dependencia. Por culpa de esto los recursos naturales están sufriendo: bosques en llamas, ciudades inundadas y glaciares derretidos.

En conclusión, nosotros como jóvenes estudiantes de colegios metodistas, sabemos que con pequeñas acciones se lograran impactantes cambios. Tenemos que involucrarnos y no pasar por alto las problemáticas presentes. Debemos reducir, reutilizar, reciclar y concientizar para que las siguientes generaciones puedan vivir en un mundo mejor.

Estudiantes de los Colegios Metodistas de ALAIME