La educación inclusiva es una de las características de la educación metodista. El Instituto Crandon se compromete con prácticas que habilitan el acceso a quienes precisan adaptaciones para usar el Manual de Cocina.

El director general de Crandon participó de una jornada de educación inclusiva.

El Centro de Recursos para Estudiantes Sordos (CERESO) del Consejo de Educación Secundaria (CES) organizó una jornada de educación inclusiva el 27 de febrero en el Instituto Alfredo Vázquez Acevedo. En la actividad, los organizadores reunieron analistas y experiencias, alumnos, familias y representantes de la sociedad civil con el propósito de mostrar prácticas educativas accesibles.

En la apertura, participaron la inspectora Celsa Puente y la Profa. Verónica Salomone, coordinadora del Departamento Integral del Estudiante (DIE). La mesa de reflexiones estuvo a cargo de los licenciados Antonia Irazábal y Jorge Menéndez.

En la primera mesa de articulación y proyectos, el director general de Crandon, Mag. Carlos Varela, presentó la versión accesible del Manual de Cocina del Instituto Crandon. Según explicó Varela, los antecedentes del libro surgieron en 1947 a propósito de una solicitud que ANCAP realizó al Departamento de Economía Doméstica para promover, desde las cocinas uruguayas, el consumo de maíz. Ese recetario se convirtió, once años más tarde, en un manual que tenía por objetivo llegar a los hogares del país. El libro se convirtió en la obra más vendida del país. «Pero faltaba la versión accesible y Antonia, aquí presente, dio el puntapié inicial cuando le comentó a Lucía Barros ―responsable de Acción Social en Crandon y compañera de Antonia en otro trabajo― que había perdido una receta del Manual en braille», comentó el director general.

La celebración de los 140 años del Instituto Crandon, en 2019, fue la oportunidad para llevar adelante un proyecto que buscó fusionar recetas y accesibilidad. «A través del inspector Ariel Fripp, contactamos a Viviana Linale, María Eugenia Rodino y Beatriz Santiago de CeR y de CERESO―agregó el Mag. Varela―. Y comenzamos a trabajar interesados en acercar el Manual a las personas con discapacidad».

La coordinadora de Crandon Gastronómico, Profa. Leticia Ciuffo, fue la responsable de la selección de recetas del Manual. Luego comenzó el proceso de edición que finalizó con una versión en braille y dos en macrotipo orientadas a personas con baja visión. Además, se realizaron videos con la incorporación de intérpretes de Lengua de Señas Uruguaya y audios con la voz de alumnos de Bachillerato que participan de las iniciativas comunitarias lideradas por la Pastoral Educativa. Los materiales digitales (audio y video) se encuentran publicados en la página web de CERESO, mientras que los libros en papel se distribuyeron gratuitamente a través de CeR y el Instituto Crandon.

«Fue un proceso interesantísimo y de mucho aprendizaje. Quiero destacar, fundamentalmente, la participación voluntaria de docentes, personal técnico del Centro de Recursos para el Aprendizaje, los diseñadores [Estudio Land] y la editorial Penguin Random House. Todos se sumaron, con entusiasmo y honorariamente, a la iniciativa que presentamos en diciembre y que consideramos fue un éxito, tanto que ya no hay libros disponibles en braille y en macrotipo».

Según expresó el Mag. Varela, el compromiso del Instituto Crandon es continuar la línea de trabajo trazada. Por ello, en 2020 se filmarán y se grabarán los audios para completar las veinte primeras preparaciones seleccionadas. Además, se elegirán otras veinte para editar un segundo volumen en macrotipo y en braille. Según destacaron María Eugenia Rodino y Viviana Linale, responsables de CERESO, la experiencia realizada entre las tres entidades permite pensar en un próximo material con verdadero diseño universal en el que todas las herramientas estén genuinamente fusionadas.